Después de experimentar las primeras sesiones con Anna, empecé a sentir un equilibrio emocional/corporal. Es una persona que transmite tranquilidad, buena energía positiva, sabe escuchar y canalizar tus necesidades. Por otro lado, creo haber conectado con mis problemas a través de sus masajes, para ir soltando lastre y transformar ese estrés en energía positiva.

Mi experiencia con este tipo de masajes, me dice que hay que ir regularmente para no perder el hilo positivo. ¡Gracias por saber escuchar y transmitir energía positiva!

Lluís Biarnés, comercial